EFE- Hace un análisis de Uruguay previo al juego ante Ecuador

0
160

Que Uruguay cuenta con una de las mejores delanteras de la Copa América con Luis Suárez y Edinson Cavani, y probablemente una de las mejores parejas defensivas con Diego Godín y ‘Josema’ Giménez es bien conocido.

Pero es su centro del campo lo que más da que hablar en Brasil.

El eje de la medular de la Celeste ha devenido en los últimos años de un mediocampo caracterizado por la entrega, la fuerza, el despliegue físico y el juego directo, con futbolistas como Egidio Arévalo Ríos, Álvaro González o Carlos Sánchez; a otro más tocado por la calidad.

El centrocampista del Juventus italiano Rodrigo Bentancur, de 21 años, el pivote del Arsenal inglés Lucas Torreira (23) el futbolista del Boca Juniors argentino Nahitán Nández (23), el interior del Flamengo brasileño Giorgian De Arrascaeta (25) o el jugador del Real Madrid Fede Valverde (23) forman parte de esa nueva hornada de la que se esperan prestaciones diferentes.

«Son jugadores que son jóvenes, que llevan uno, dos o tres años jugando en los mejores equipos de Europa, y eso muestra las expectativas que genera esta selección con el juego que tiene, con jugadores de mucha calidad técnica, de ida y vuelta.

Tenemos que aprovechar las características que tienen los del medio y que nos envíen la pelota como a los delanteros nos gusta», analizó Luis Suárez este viernes.

Esos nuevos talentos charrúas se complementan con dos futbolistas de más experiencia con la selección como Matías Vecino (27) del Inter de Milán y Nicolás Lodeiro (30), que juega en el Seattle Sounders de la MLS estadounidense.

La conjunción de experiencia, juventud y calidad es una de las cosas que más ilusionan a los medios de comunicación uruguayos que acompañan a su selección, sabedores además de que es un grupo prácticamente idéntico al que en el Mundial de Rusia 2018 llegó hasta los cuartos de final y solo pudo ser apeado por la que luego fue campeona, Francia.

No obstante, Luis Suárez reclamó este viernes no cargar toda la responsabilidad en el centro del campo.

«Por más que tengamos jugadores buenos por el medio, también los tenemos por los costados, y no hay que presionarlos. Sí que para nosotros es una tranquilidad tener jugadores con esas características, acostumbrados a jugar con grandes jugadores y a hacerles llegar la pelota. Pero si no somos un buen equipo no nos vamos a complementar bien», advirtió el delantero del Barcelona.

Si ‘el Profesor’ Óscar Washington Tabárez sigue con los planes que se rumorean en la concentración celeste, el mediocampo uruguayo este domingo en el Mineirao será el formado por Nahitán Nández, Matías Vecino, Rodrigo Bentancur y Nicolás Lodeiro.

Esto dejaría fuera del teórico conjunto titular a Giorgian De Arrascaeta, algo que ha generado bastante desconcierto entre los medios y aficionados locales, que no comprenden cómo un jugador que es considerado uno de los más talentosos del campeonato brasileño no tenga cabida en la alineación inicial de su país.

De Arrascaeta fue durante cuatro años una de las figuras de uno de los dos clubes más grandes de Belo Horizonte, el Cruzeiro. Con el club de la ‘raposa’ (zorro) ganó dos Copas de Brasil y disputó 111 partidos, en los que marcó 26 goles y aportó 18 asistencias de gol a sus compañeros.

Su buen desempeño llamó la atención de otro de los gigantes del fútbol brasileño: el Flamengo, que pagó en enero de este año el traspaso más caro de la historia del fútbol brasileño, de 63,7 millones de reales (unos 13 millones de euros) por tener en su plantel al centrocampista nacido en Nuevo Berlín.

Tanta es la sorpresa que Luis Suárez también recibió preguntas sobre el motivo por el cual en la selección es Nico Lodeiro el elegido por delante del futbolista del ‘Fla’.

«Creo que a Giorgian todo el mundo lo conoce, sabe al grandísimo nivel que ha estado en Brasil, pero como jugador entra en la selección y sabe cómo jugar en la selección, y Nico también. Son situaciones en las que el entrenador tiene que decidir», apuntó el delantero.

De Arrascaeta, criado en un ambiente hípico y cuyo nombre procede del caballo de su padre -‘jockey’ como su tío, su primo y el propio Giorgian, que llegó a ganar una competición- esperará probablemente su oportunidad desde el banquillo este domingo.

Cuando salga, muchos hinchas del Cruzeiro le sentirán como suyo y se harán un poco ‘celestes’, parte de un mediocampo que ilusiona, y mucho, a los charrúas en esta Copa América que están a punto de estrenar. EFE

Comenta