Daniel Aguilera: «Nuevo sistema de torneo es expectante»

0
283

Todo una aventura será el nuevo sistema del campeonato para el año que viene, pero como todo es nuevo tiene criticas a favor y otras en contra, y para ello vamos a hacer un pequeño análisis para ubicarnos en el mapa de dicho sistema.

Debemos partir por un punto algo  discordante, La Liga es asesorada por un español pero el nuevo sistema del torneo es igual al modelo del campeonato mexicano, pues al parecer no se está siguiendo la línea del formato ideal de las ligas profesionales de España o Inglaterra.

Aquí hay un punto importante de destacar, en México no existe la desigualdad que hay en Ecuador con los equipos de fútbol, en tierras aztecas la inversión económica en los equipos, las hinchadas y los ingresos de los equipos son enormes por esa razón la competencia es mucho más pareja.

En nuestro país eso es totalmente distinto, aquí el hincha es apático, descuidado y no acude al estadio, no gasta en su club, no compra y muchas veces esto se debe a que nuestros equipos de fútbol no tienen una estructura que pueda convencer a los fanáticos de dar un paso más, es decir que se interesen por ser socios del equipo de sus amores.

Ante esta muestra de desencanto de nuestra sociedad al fútbol, los directivos de la Liga Pro buscan el consenso para armar un campeonato con playoff, lo que supondría tener  valores agregados a favor de la mayoría de los equipos participantes en el torneo, pero al mismo tiempo un espacio muy prolongado para aquellos que no logren llegar entre los ocho primeros equipos.

El evento propone enfrentamientos directos entre los primeros con los octavos en un esquema que bien podría favorecer a quienes no hicieron una gran campaña y desfavorecer a quienes tuvieron un gran nivel durante un largo tramo del torneo, lo otros los del puesto nueve para abajo tendrán que buscar otra cosa que hacer o mirar el campeonato ecuatoriano por tv.

Esta maraña de ideas me hace recordar la famosísima obra de  Dante Alighieri y comparar a la Liga Pro con el contexto de la situación, porque bajo los diferentes criterios de directivos, entrenadores y fanáticos, no se si están en el infierno, en el purgatorio o en el paraíso.

 

Daniel Aguilera Ríos

Comenta