Daniel Aguilera: ¿Qué esperamos del 2019?

0
39

Este será un año tremendamente competitivo para el Ecuador y con un nuevo proyecto en que está involucrada la dirigencia del fútbol ecuatoriano con la Liga Profesional, es hora de poner a prueba la fortaleza de la que está supuestamente está hecha.

Los primeros pasos de la Liga ya se mostraron el año anterior y ahora es momento de dar más de un paso es decir ahora le toca caminar, como todos sabemos el diseño del nuevo torneo traerá sin duda algunas críticas tanto positivas como negativas, en realidad yo preferiría enfocarme en lo bueno que puede ser este torneo.

La modalidad de Playoffs nos traerá muchas emociones, de eso estoy seguro ya que el aficionado podrá disfrutar de partidos a muerte súbita eso sí que es interesante, pero los que van a sufrir serán los que queden eliminados ya que tendrán que despedirse del año muy temprano y lo más probable es que tengan que pagar varios meses a sus jugadores sin que ellos tengan actividad futbolística cuando estén eliminados.

Esa será la prueba de fuego dirigencial, en otros rubros no muy apartados de ellos están los equipos de fútbol, este año Mushuc Runa debutará en un torneo internacional, a ellos lo acompañarán Delfín e IDV, pero el grueso de la munición de Ecuador está en Liga de Quito, Emelec y en menor medida a Barcelona.

En el caso de Barcelona debe pasar dos fases previas para llegar a los grupos de la Libertadores, por ahora eso es una incógnita pues en el camino debe enfrentar a Bolívar o Defensor y si pasa probablemente de vea la cara con Atlético Minero.

Por su parte Liga está armando un gran equipo y así tener de lado a la altura para lograr repetir la hazaña de ganar la Copa, en Guayaquil en cambio hacemos votos para que Emelec haga una participación decorosa y avance lo más que pueda en este torneo internacional.

Un capitulo a parte será el inicio de la eliminatoria, este año arranca la clasificación al mundial, pero en el camino está la elección de un nuevo presidente de la FEF, ¿Qué pasará? … no lo sabemos, esa es la razón para avizorar un futuro por ahora inestable en el fútbol ecuatoriano.

Comenta