Sebastián Nogales: «El Mundial nos enseñó: Tener más posesión y opciones de gol, no te hace ganador»

0
336

Se acabó el Mundial, se acabó un sueño donde solo a unos pocos se les permite soñar. Un mes donde 32 países luchan por el mismo fin: alzar la preciada Copa del Mundo, solo un país lo logrará. Aquí se ve como cada país da lo que tiene sin darse por vencido. Un mes que trae alegrías y tristezas, pero sobre todo unión de un planeta entero que se enamora de un deporte llamado fútbol.

El mundial de Rusia 2018 nos deja muchas enseñanzas, no solo futbolísticas, sino también sociales, con el ejemplo de los hinchas japoneses que  luego de cada partido recogían la basura y sus jugadores luego de darle una tremenda batalla a Bélgica, dejaron un gran mensaje en el camerino. También vimos que ser un país sin problemas económicos y sin fraude por parte de políticos hace la diferencia en la cancha.

Los europeos dominaron el mundial, no solo porque tienen más equipo, que lo llevan desde las formativas haciendo un proceso, sin desesperarse como los ingleses que ellos planificaron un proceso para que de frutos en Catar 2022. Sino también su economía y su entorno social, donde todos tienen un mismo interés: luchar por su país, sin importar ganar un dólar; La presidenta croata nos da una lección de vida, ella viajó a Rusia en clase económica, pudiendo haber viajado en avión privado con todos los lujos pero no lo hizo, aprendamos de cosas como esas.

Para hablar un poco de fútbol, este mundial mostró que tener más posesión y opciones de gol no te hace el ganador. Los que ganaron fueron los equipos que no tenían la posesión del balón en zonas intrascendentes, como si la tenía España que se fue eliminada en 8vos por una Rusia que nadie le tenía fe y terminaron siendo sorpresa al llegar a 4tos de final. Y por último vimos que tener tantas opciones de gol no te hace ganar, porque vimos selecciones que se volcaban plenamente a atacar y no lograban nada. Tenemos el caso de Alemania que venía como favorita y se fue como fracaso total, se fueron siendo la selección que más opciones de gol crearon en los partidos que jugaron pero les faltó eficacia.

 Hablar un poco de Francia merecido campeón, jugando un gran fútbol y arrasando a cual rival se les presentara. Con un niño de 19 años como su figura, un gol Kylian Mbappe, un jugador muy veloz que nadie lo podía parar. Pero lo que hizo ganar a este equipo fue su colectivo, todos los jugadores remando con el mismo fin y con una idea de juego que venía desde el Mundial pasado, que a pesar de haber fracasado no lo botaron a su DT y eso es muy meritorio.

Tenemos a Croacia un equipo que luchó hasta el final con garra y corazón, dándolo todo, siempre buscando hacer historia sin nada que perder. Siendo liderados por Zlatko Dalić una persona totalmente creyente en Dios, que decía «La fe me da fuerza, siempre tengo un rosario en el bolsillo y rezo antes del juego. Doy gracias a Dios todos los días, porque me ha dado fuerza y fe, pero también la oportunidad de hacer algo en mi vida. También con un Luka Modric que lideraba adentro de la cancha corriendo cada pelota, cada segundo del partido, echando el equipo al hombro porque sabía que él tenía que ser el jugador que cree el fútbol de su equipo. Su equipo jugó 3 alargues y en cada uno veías a Modric jugando como si recién empezaba el partido, dando hasta la ultima gota de sudor.

En conclusión este mundial nos enseñó que para ganar una Copa del Mundo necesitas: Proceso desde abajo en formativas, enseñándoles no solo a jugar fútbol sino  formarlos como personas. También nos enseñó que no solo influye el fútbol sino que también lo social y económico del País y por último nos enseñó quienes son los que de verdad ganan y ese no siempre es el juego lindo y vistoso. Ahora toca esperar 4 años para Catar 2022 y todos esperamos que sea emocionante como Rusia 2018.

Comenta