LOS HISTÓRICOS DEL FC BARCELONA: ¿Son irremplazables?

0
54

Lo que parecía imposible, que el Barcelona sufriera un batacazo mayor que el acontecido en Anfield o en Roma en los últimos años, sucedió el viernes en el Estadio Da Luz. Los azulgranas experimentaron a manos del Bayern de Múnich su mayor derrota en décadas, un resultado digno de otro tiempo, y alguien va a tener que pagar los platos rotos.

Al término del encuentro en LisboaGerard Piqué habló de la necesidad de cambios profundos. De una reestructuración de gran calado, que debe tocar a diversos estamentos del club. Jugadores, entrenador, directivos, presidente… todos están en tela de juicio y va a haber que tomar decisiones importantes y en poco tiempo. Primero, porque la próxima temporada empieza en pocas semanas. Segundo, porque el soci necesita ver que ruedan cabezas, sacrificios que calmen los ánimos de una afición que cada día está más desencantada con cómo van las cosas en su club.

Una voz autorizada en el vestuario como es la de Piqué advirtió que «nadie es imprescindible» en este equipo, con lo que abrió la puerta a una criba de las que hace mucho tiempo que no se ve en Can Barça. La actual plantlla azulgrana está repleta de vacas sagradas. Futbolistas que casi tienen que jugar sistema y a los que ninguno de los últimos entrenadores se ha atrevido a sentar o enseñar la puerta de salida. Ahora, con la promesa del propio Bartomeu de que se van a «tomar decisiones», cabe preguntarse si el club se atreverá a tocar a los intocables. Aquí repasamos los casos más evidentes.

Piqué

El propio Gerard se ha ofrecido a coger la puerta si hace falta. Él mismo ha hablado de la necesidad de hacer cambios a todos los niveles. Ha sido el mejor de la defensa azulgrana esta temporada, pero eso no le libra de ser uno de los señalados por esta situación. Tiene 33 años y termina contrato en 2022 y su cláusula de rescisión es de 500 millones de euros. Lleva 12 años en el primer equipo del Barça y este curso ha disputado 45 encuentros.

Jordi Alba

Uno de los jugadores que sale más tocado del partido de Lisboa. Además, también fue uno de los grandes señalados por la debacle de Anfield. El lateral izquierdo lleva tiempo sin encontrar su mejor versión y su veteranía y el hecho de ser canterano no le salvan de las críticas. Llegó al Barça en el verano de 2012, fichado del Valencia, y desde entonces ha sido el dueño de la banda izquierda. Ninguno de los jugadores que se han traído para pelearle el puesto han sido capaces de sentarle. Renovó contrato el año pasado y firmó hasta 2024 con una cláusula de rescisión de 500 millones de euros. A sus 31 años, esta temporada ha jugado 36 partidos.

Busquets

Junto a Piqué y Leo Messi, el único de los actuales integrantes de la plantilla que ha ganado los dos tripletes que tiene el Barça en su historia. Llegó al primer equipo en 2008, de la mano de Guardiola, que lo subió del filial. Le quitó el puesto a Touré Yaya esa misma temporada y, desde entonces, ha sido el dueño del mediocentro defensivo barcelonista. Lleva ya un par de temporadas lejos de su mejor nivel, pero sigue siendo titular indiscutible.También salió tocado por su actuación contra el Bayern de Múnich. Acaba de cumplir 32 años y tiene contrato con el Barcelona hasta junio de 2023. Como en los casos anteriores, tiene una cláusula de rescisión de 500 kilos. Esta temporada ha disputado 41 encuentros con el Barcelona.

Rakitic

El croata ha perdido peso en el equipo. Ya no tiene la condición de titular indiscutible. Tanto es así, que no tuvo nada que ver con lo sucedido en Lisboa. No disputó un solo minuto contra el Bayern, aunque estuvo calentando en la banda. El Barça ha intentado hacer negocio con él, buscándole una salida, pero él se ha negado. Quiere ser el dueño de su destino y elegir cuál será su próximo equipo. Nunca ha ocultado su deseo de volver al Sevilla, aunque no cerraría la puerta a un grande de Italia. Con 32 años, termina contrato en el verano de 2021. Su cláusula de rescisión es de 125 kilos, pero el Barça se daría con un canto en los dientes si pudiera sacar por él la décima parte. El tiempo juega en contra del club, que se arriesga a ver cómo sale gratis al acabar el próximo curso. Esta temporada ha jugado 42 encuentros.

Arturo Vidal

Otro que sale tocado del partido contra los alemanes. Estuvo en Anfield y también en Lisboa. Nunca ha logrado convertirse en un titular indiscutible, aunque ha tenido gran protagonismo tanto con Valverde como con Setién. Tiene peso en el vestuario por su veteranía, su trayectoria y su buena relación con Messi y Suárez. Es uno de los futbolistas por los que el Barça escucha ofertas y tiene buen mercado. Ya ha habido runrún con su salida alguna vez. Como Rakitic, Vidal también termina contrato el verano que viene, por lo que es ahora el momento de buscarle una salida si se aspira a hacer caja con él. Con 33 años, este curso ha disputado 43 partidos. Tiene una cláusula de rescisión de 300 millones de euros.

Luis Suárez

El uruguayo lleva tiempo siendo objeto de críticas. Las lesiones, su falta de forma y sus malos números en Europa en las últimas temporadas han provocado que deje de ser un intocable para la afición. Otra cosa son los entrenadores, que lo consideran titular indiscutible. Es uno de los mejores socios de Leo Messi dentro y fuera del campo y eso tiene mucho peso. Además, siempre termina las temporadas con una cifra de goles más que aceptable, pero le cierra la puerta a otros delanteros de la plantilla. Tiene contrato hasta 2021 y una cláusula de rescisión de 300 millones, además de una de las fichas más elevadas de la plantilla. Su contrato tiene una particularidad: si la temporada que viene juega el 60 por ciento de los encuentros para los que está disponible, renueva contrato por un año automáticamente. Tiene 33 años y esta temporada ha jugado 36 partidos.

Messi

Siempre se espera que haga lo imposible y cuando no lo hace, parece que no está bien. Ha acostumbrado al aficionado del Barça a unos niveles de rendimiento fuera de lo normal. Ha vuelto a ser el mejor del equipo esta temporada, pero el propio Piqué dijo que aquí ya no hay intocables. Termina contrato en 2021 y tiene una cláusula de rescisión de 700 millones de euros. A sus 33 años, este curso ha jugado 44 partidos y ha marcado 31 goles. El barcelonismo no se puede imaginar la vida sin él, pero ese momento llegará tarde o temprano.

Nota tomada de: MARCA

Suscríbete a nuestro canal de YouTube https://bit.ly/3eYbRJmPara informarte de Noticias de Ecuador https://ecuadorcomunicacion.com/
Síguenos en twitter @ecuadorprensaec
En facebook EcuadorComunicación

Comenta