Cómoda victoria de Rafael Nadal frente a Stefano Travlagia

0
31

Debutar a los 28 años contra Rafa Nadal en Roland Garros debe ser a la vez un sueño y una pesadilla. La arcilla parisina es para el mejor jugador de la historia del torneo un lugar de ocio donde se ha acostumbrado a destrozar a todos sus rivales. Un lugar de regocijo personal en el que se siente imbatible. Hasta ayer había ganado 95 partidos de 97 disputados, tras medirse con 65 rivales diferentes. Por eso jugar contra él en ese escenario ha sido siempre una experiencia traumática. No debió ser diferente para Stefano Travaglia, rival del manacorí en tercera ronda, que vio como el mallorquín le apeó del torneo con facilidad (6-1, 6-4 y 6-0). Aunque para este italiano, que vive el mejor momento de su carrera, estar ante Nadal ya suponía un triunfo.

Se podría decir que la carrera de Travaglia recomenzó hace poco más de cinco años. En sus inicios como tenista era una de las grandes promesas de su país, pero un traumático accidente a los 20 años a punto estuvo de apartarle para siempre del ejercicio profesional. Un accidente doméstico, con una vidriera como protagonista que le cortó las arterias y los tendones de su brazo derecho, truncaron su carrera. “No sentí dolor, sí que sentí algo de pena porque vi demasiada sangre y sabía que algo grave había sucedido”, recordó tiempo después. Travaglia colgó la raqueta durante trece meses debido al aparatoso accidente en su brazo derecho, pero su tiempo de recuperación fue mucho mayor.

Travaglia sufrió un accidente con 20 años que estuvo cerca de apartarle del tenis

El médico le auguró una recuperación de entre 2 a 3 años. Su futuro en el tenis parecía cercenado. “Recuerdo al principio ver mis dedos moverse, pero no los sentía”, recordó en un encuentro con los medios posteriormente. Con el tiempo comenzó a golpear la pelota y después de muchos meses volvió a jugar algunos juegos. “Había perdido todos los puntos de la clasificación, había bajado al cero absoluto, ya no era nadie, no tenía ni pasado”, lamentó.

Fueron años duros para un tenista en plena progresión, que tuvo que aparcar su carrera durante un tiempo para regresar después con más fuerza. Hace tres años entró en el top-200, este curso ya está entre los 100 primeros del mundo. Se enfrentó contra Rafa Nadal siendo el número 74 del mundo. Aunque su objetivo sigue siendo estar entre los 50 mejores.

Nadal mejoró su agresividad contra Travaglia

Contra el mallorquín pasó lo esperado. En el primer set fue arrollado. Un 6-1 inapelable en el que Nadal se empleó con su contundencia habitual. Ganó tres juegos en un suspiro. Cuando el italiano se quiso dar cuenta, había cedido la primera manga. En la segunda se dio una alegría Travaglia al ganar cuatro juegos. Primera dificultad para el español que pudo superar con mucho oficio.

En el último, Nadal no quiso entrar en discusiones estériles y aplacó cualquier amago de motín. Como durante todo el partido, dominó con la derecha, se mostró cómodo en la red, brillante en el saque y muy concentrado. El mejor Nadal está por llegar todavía, pero ante Travaglia se vio un crecimiento y mayor agresividad. Sebastian Korda, hijo del checo Petr Korda, será su rival en octavos de final. ”He jugado muy agresivo y he jugado el mejor partido del torneo. tengo que seguir así y mejorar. Con el saque he logrado muchos winners”, aseguró el mallorquín.

El italiano Travaglia, que inevitablemente contaba con la derrota, pudo disfrutar por fin de una paliza de Nadal. Sin duda una experiencia tormentosa para todos sus rivales a lo largo de los últimos 14 años. Para él, quien sabe si un regalo de vida.

Nota tomada de: LA VANGUARDIA

Suscríbete a nuestro canal de YouTube https://bit.ly/3eYbRJmPara informarte de Noticias de Ecuador https://ecuadorcomunicacion.com/
Síguenos en twitter @ecuadorprensaec @golecuador
En facebook EcuadorComunicación

Comenta