Nadal consigue ante Djokovic su 13 Roland Garros y alcanza los 20 grandes

0
23

Aunque el 2020 ha tenido durísimos momentos, el deporte nos regala un respiro, alegrías, una distracción de todo lo malo que ocurre con la pandemia y la final de Roland Garros nos brindó otro espectáculo y otra exhibición en un día histórico para el tenis, un domingo once de octubre para enmarcar porque Rafael Nadal ha conseguido su 13° tercer triunfo en Roland Garros y el vigésimo Major de su carrera para igualar la marca de Roger Federer, todo tras derrotar a Novak Djokovic por 6-0, 6-2 y 7-5.

Partido esperado por todo el mundo, con dos de los tres titanes del tenis jugando no solo por un trofeo más de Grand Slam, la gloria estaba a una victoria nada más, una conquista más en la carrera por ser el mejor de la historia estaba sobre la mesa y ambos sabían que bajo el techo de la Philippe Chatrier había que dejar alma y cuerpo.

Fue un primer set largo, de 46 minutos, pero para sorpresa de todos, Rafael Nadal se lo llevó de forma más que clara e impresionante, con un 6-0 que dejaba impactados a todos. Quebró Rafa a la primera chance en un juego donde Novak intentó las dejadas y los globos, pero un revés ancho ya le daba la primera ventaja al doce veces campeón de París.

En 15 minutos solo habían jugado dos «games», ambos al bolsillo del español, que mostraba un tenis versátil e intratable en este juego de ajedrez en el que Rafa leía todas las jugadas con anticipación.

El zurdo de 34 años entró a toda máquina, con un Novak que apenas tuvo un 40% de efectividad en el primer saque y que ganó el 27% de puntos con ese golpe, muy bajo para enfrentar al «rey de la arcilla»

 

Rafael Nadal gana su 20° Grand Slam e iguala a Roger Federer

Tuvo tres chances de quiebre en sel set el serbio, pero la fiera estaba indomable y escapó ante los intentos de regreso del oriundo de Belgrado. Nadal estaba a toda máquina ante un rival que no encontraba por momentos respuesta alguna al planteamiento de su rival, el español sumó seis juegos al hilo para hacer suyo el primer set en su reino en una manga donde se vieron los planes de cada uno, pero donde fue el campeón de 19 grandes quien ejecutó a la perfección lo establecido previamente.

Un as le daba la ventaja de un set por cero a Rafael Nadal en esta batalla de gigantes. La tónica no cambió para el segundo parcial, Rafael Nadal no sacó el pide del acelerador y en su mente sólo estaba dar el segundo gran impacto a Novak Djokovic, quien parecía tambalearse por momentos.

El serbio ganó con mucha lucha su primer juego del partido, pero Nadal tenía un clarísimo plan de juego, mucho efecto, pelotas altas, un tenis al que el serbio no encontraba respuestas ni ritmo en su raqueta, mientras que del otro lado la fiera ya había saboreado la sangre.

Aunque sacó el 77% y ganó el 56% de los puntos jugados con el primer saque en este set, poco pudo cambiar en cancha el número uno del mundo. En todos sus juegos de saque había enfrentado puntos de quiebre el de Belgrado y al sexto intento del segundo parcial, Nadal volvía a quitarle el servicio a Novak, quien veía impotente la pizarra, dando algunas señales de no ser el mismo de siempre, ese que no podía sacar bien, que falla revés inexplicables, para muestra de ello eran los 21 errores no forzados del serbio por los tres del español, quien también provocaba la inestabilidad del balcánico.

Confirmó la ventaja Nadal, pero no se quedó conforme y volvió a romper para pegar un grito que hacía estremecer el estadio principal de Bois de Boulogne. Once errores no forzados del serbio nada más en esta manga ante un Nadal que en los dos primeros parciales apenas sumaba seis pecados.

48 minutos más y Rafael Nadal colocaba el 6-2 en la pizarra para quedar a un set de la gloria, del 13° triunfo en París y del vigésimo Grand Slam. La tercera manga comenzaba más pareja, parecía que Djokovic mejoraba sus prestaciones y ambos ganaban sus primeros dos turnos con autoridad.

Fue a las dos horas y un minuto de partido cuando parecía que Nadal daba el golpe de gracia al ganar el servicio del serbio. Sin embargo, si hay algo que tiene estos campeones es la capacidad de lucha, de nunca bajar los brazos y eso lo lleva en sus genes el serbio, quien recuperó el servicio para dar su primer grito de guerra en la Philippe Chatrier.

Ahora, el partido se convertía en un «toma y dame», había cambiado el juego de Djokovic, más agresivo, y hasta su lenguaje corporal había mejorado. Pero fue un espejismo, en el undécimo juego «Nole» mandó una derecha larga, de esas que se le fueron por pocos centímetros a lo largo del partido, y colocó el 30-40 en el marcador.

Una doble falta le daba el quiebre a Rafa, quien no fallaría para cerrar el partido, uno de los triunfos más grandes de su carrera. Rafael Nadal gana su partido 100 en Roland Garros, 13 de 13 en finales de este torneo, y además alcanza a Roger Federer en la cima con más títulos de Grand Slam con 20 títulos.

Nota tomada de: Tennis World ES

Comenta